El proyecto

La asistencia a las personas con discapacidades es un concepto que abarca respeto y educación , solo en un país civilizado puede ser la máxima expresión del “Derecho a la salud y bienestar psicológico y sexual. Por este motivo hablar de asistencia sexual resulta reductivo,su concepto es mas complejo ya que abarca asistencia emotiva, afectiva ,corporal y sexual ,permitiendo saborear todos los matices que incluye. La asistencia emotiva, afectiva, corporal , y sexual se caracteriza con la libertad de elección de los seres humanos de vivir y compartir su experiencia:: erótica-sexual independientemente de las dificultades encontradas en el transcurso de la vida .

El asistente sexual es un operador profesional (hombre o mujer) con orientación bisexual, homosexual o heterosexual que debe poseer características psicológicas , físicas y sexuales “sanas”(por eso es importante una selección muy cuidadosa de los aspirantes asistentes sexuales). A través de su formación de un punto de vista teórico , psicológico y físico este profesional sostiene y ayuda a las personas con discapacidad físicas y/o psicológicas a experimentar el erotismo , la sensualidad y sexualidad.

Los encuentros , de hecho , se desenvuelven en desde un simple masaje o contacto físico cuerpo a cuerpo, creando una experiencia sensorial , hasta los consejos o sugerencias fundamentales para el autoerotismo , estimulando el placer sexual y la experiencia del orgasmo.

Este operador definido “del bienestar sexual ” posee una preparación adecuada, por lo tanto no centrará la atención en el simple proceso “mecánico” de la sexualidad. Es capaz de dirigir una educación “sexo-afectiva ” , canalizando en el mejor modo posible “la energía ” atrapada dentro del cuerpo de una persona con discapacidad.

Uno de los objetivos es acabar con el estereotipo que sigue siendo engorroso y ve a las personas con dificultades y discapacidades sujetas a “asexualidad” , o mejor dicho no apta para experimentar y vivir la propia . Por esto la importancia de superar el concepto de “sexo de los ángeles “.

El asistente sexual en base a la propia formación , sensibilidad y disponibilidad puede contribuir a descubrir las tres dimensiones de la educación sexual :

  • Juego : descubrir el propio cuerpo.
  • Relacional: descubrir el cuerpo del otro.
  • Ético : descubrir el valor de la corporeidad .

Al mismo tiempo ayuda a las persona con discapacidad a ser protagonista mas responsables de las propias relaciones tanto sentimentales como sexuales. Fomentando una mayor comprensión y conciencia de si mismo , así como la capacidad de cuidar su cuerpo y su persona.

La falta de autoestima es un freno para relacionarse naturalmente con los demás . El asistente sexual puede ayudar a recibir y no reprimir las sensaciones y emociones del propio cuerpo.